lunes, 5 de abril de 2010

¿Justicia? ¿de verdad existe? – Capítulo I

Antonio Campillo Ruiz, “El Bamboso”

La palabra justicia se ha repetido hasta la saciedad desde que el término quedó “definido” por los, supongo, veladores de la misma. Pero ha sido millones de veces reclamada sin conseguir plena satisfacción, tal como la conocemos, en los siglos XX y XXI.

Empecemos. España es diferente. Diferente a todos, diferente al mundo, diferente … a una nación racional y justa. Una asociación y partido político, afecto al régimen del traidor, golpista y dictador, del período más macabro y atroz de la historia de los que tenemos memoria, denuncia a Su Señoría Dr. D. Baltasar Garzón, entre otras cosas, por solicitar una partida de defunción del antedicho déspota. ¡Inusitado! El mundo al revés. Los amigos del delincuente denuncian al juez para evitar que la verdad, tantos años negada, tapada y cuestionada, resplandezca de una vez por todas.

Este acoso y derribo de uno de los jueces españoles más activo en la lucha contra el terrorismo, la delincuencia, la malversación de cualquier signo y, en definitiva, de lo que debería ser esta informal y dudosa JUSTICIA, que todos percibimos, proviene de las concesiones que hubo que hacer en los pactos de la muy mejorable “transición política”. Bien, como siempre, todos los partidos de tendencia liberal y de izquierdas cayeron en la trampa que el mal llamado “centro político” (el centro político no existe: véanse los resultados del CDS, y que el mayor partido de la oposición se autodenomine de centro es de puro chiste malo) les tendió. En aquel momento, que nadie me puede contar porque lo viví y muy activamente, lo que se quería era lavarle la cara a ciertas instituciones para que el uso democrático trajera la tranquilidad y la normalidad, siquiera de pensamiento, en el desarrollo de una atenazada sociedad que había visto pasar todos los avances sociológicos durante cuatro décadas sin que ni los espadones de la época (que poco tienen que ver con la actual milicia), ni la poderosa iglesia (que sigue teniendo que ver con la actual involución), hicieran ningún gesto de apertura y se enquistaran en su acomodado estatus.

Ese “pasar página en blanco” ha sido admirado y envidiado reflejo de otras transiciones políticas en países de nuestra influencia, que pasaron de regímenes totalitarios a democracias. Pero, siempre hay un pero, en esos países a los que me refiero, alguno de los cuales copió de “nuestro saber hacer”, se ha solicitado a la dama seria, con balanza y ojos vendados, que pida cuentas a quienes la tomaron en vano o se burlaron de lo que ella misma prohibía, de modo que, gracias a ella, los transgresores, los usurpadores, los criminales o facinerosos, en una palabra, fueran condenados y apartados de la nueva sociedad que malograron cuando se hicieron con el poder del Estado.

Pero, las páginas en blanco se tienen que escribir primero y después leerlas mil veces antes de realizar pactos que, posteriormente, se irán convirtiendo en cuerdas que amordazarán la libertad en todas sus acepciones, tal y como se pretende en este momento. De tal forma que hoy, junto a un primer presidente de honor de un partido, bi-ministro con el dictador, coexisten dudas sobre la honorabilidad de diversos políticos a causa de a una trama de corruptelas, porque nunca aprendieron el significado de las palabras democracia y servicio o las manipulan en su favor.

España es probablemente uno de los pocos países del mundo, en el que grupos políticos más el partido mayoritario en la oposición y asociaciones afectas a unos y otro, tratan de negar, vilipendiando al instructor, la verdad de una etapa de horror sin medida, de miseria mental, de unos dirigentes que llevaron a la muerte a miles de españoles o los represaliaron con inusitada saña después de la guerra civil, desatada por unos salvapatrias traidores. Incluso no dudaron en aliarse con potencias extranjeras, bajo cuerda, para realizar actos piratas como el hundimiento del submarino C-3, en la denominada “Operación Úrsula”, donde todavía reposan los restos de mi tío Joaquín Ruiz Baeza, vecino de Santomera y freno de desmanes que quisieron realizar determinados vándalos, por todos conocidos, en el pueblo, encontrándose con un verdadero hombre de ideología de izquierdas que los paró en seco. El lector interesado puede tener más información en “Los sueños perdidos. Crónica de un marino español” de Rita Campillo Ruiz, Editorial Universidad Politécnica de Valencia, 2003.

Claro, Sra. Justicia, lo que puede ocurrir es que con la defenestración de Su Señoría Garzón, mediante estas argucias, se trate de ocultar otros procesos que ha instruido y así seguir guardando las posaderas de los vergonzantes especuladores, prevaricadores, politiqueros de pacotilla que están en cargos de responsabilidad para enriquecerse y, en definitiva, ladrones de tres al cuarto con denominación de origen: basura.

Sra. Justicia, es una vergüenza que muchísimos españoles de bien deban padecer este atropello. En Alemania, Italia, Argentina, Chile, etc., se ha realizado, al menos, un rechazo en sus parlamentos democráticos a los regímenes dictatoriales unánimemente. Aquí no. En España, ni eso. Por el contrario se trata de vejar a quien puede “perjudicar” su villanía. ¡No hay derecho! ¡Es de tal bajeza moral…!

Probablemente la misma moral de la iglesia católica, cuando utiliza palabras como “calumnias”, “habladurías”, “igualdad con los aniquilamientos de judíos”, precisamente en plena semana, para ellos santa, al tratar de justificar y aplacar la ira de millones de seres humanos que odian la pederastia, delito además en el Código Penal español aunque de ridículas penas. Ahora, cuando el mal mental y físico de tantos y tantos niños y niñas ya está hecho se descubre el encubrimiento. Se revela lo que sabíamos o intuíamos. ¡Pero ha sido tanto el sometimiento de los fieles a la iglesia católica! A fin de cuentas se patentiza la falta total de justicia: ¿cómo es que no se han denunciado a la policía los casos de pederastia y a los pederastas?, ¿cómo dice usted?, ¿qué con apartarles de la llamada iglesia, después de diez o doce años de silencio y encubrimiento, ya están castigados? No, no, y mil veces no ¡Pero bueno!, ¿ésta qué justicia es?, ¿la llamada divina que permite hacer lo que uno quiera para “perdonar” después? Eso solo se realiza en “su cielo”. ¿Qué haría un juez si un profesor (pongo esta profesión por ser la mía y no querer dirigirme a otra que pueda molestar al aludido) abusara reiteradamente de sus alumnos?, ¿no haría mucho caso a la denuncia, la retendría bastantes años y después le retiraría del “oficio” de profesor? No, hombre, no: le condenaría a estar en la cárcel por muchos años ¿Cuántos juicios civiles se han realizado contra los pederastas que poseen “el oficio” de ser curas, obispos o cualquier otro cargo eclesiástico?, ¿ninguno? Pero, veamos, ¿ha dicho usted que ninguno? ¡Pero bueno! y eso ¿por qué? ¿qué pasa con los eclesiásticos?, ¿son una casta aparte de los humanos?, ¿qué son?, ¿especiales?, ¿quién lo dice y dónde lo dice?

Mire usted, señor jefe de la iglesia católica apostólica y romana, si es verdad lo antedicho, que lo es, estamos ante la injusticia más grande jamás cometida con los seres humanos más inocentes y respetables: los niños. Estamos ante la vileza y el horror pocas veces superado por mentes psíquicamente desequilibradas. No, no es posible admitir que estos casos son “estadísticamente” pocos. Estamos ante delincuentes que no han sido juzgados por la justicia civil, la justicia que nos hemos dado tantos pueblos y que por todos vela y a todos ayuda. Esa que parece que no existe pero que sí tiene esencia y consistencia, esa tan alejada de su código eclesiástico y de su arbitraria moral. Estamos ante el atropello a la humanidad más execrable de su corriente religiosa.

La Justicia, esa señora seria, con una balanza y los ojos vendados, los tiene así para no ver los horrores, las barbaridades, los anacronismos, las sinvergonzonerías, para no ver a los especuladores y aprovechados, para no ver las risitas de los poderosos que “gestionan” estas locuras, los desalmados de almas y, por último, para no llegar al infinito, para no ver la falta de inteligencia que tenemos los humanos. A pesar de todo esto, Sra. Justicia, queremos que tenga existencia, queremos que ayude a que vivamos sin aquellos que la pisotean, queremos que, aunque ya sabemos que es duro, se quite la venda y que cuando se la quite no se asuste y nos abandone.

31 comentarios:

Anónimo dijo...

Y tu eres el plural, el tolerante,no te gusta la justicia cuando no te baila el agua?.
Mas modestia, Sr de la Izquierda que pretendes adoctrinarnos a todos con tus largos textos sintoma de tu aburrimiento, se mas humilde y aprende a ser democratico, que de eso os falta mucho a la supuesta izquierda que representais.
y como me diras que no representas a nadie pues eso, que cada dia te retratas mas.
PD: Un abrazo para todos los que me insultaran a continuacion.
PD2: Saludos desde el Siscar, Arriba el Siscar Independiente.

Anónimo dijo...

Este Bámboso como siempre, en su línea, aburriendo a propios y extraños con sus partidistas disertaciones, esta vez sobre justicia, Garzón, PP y tal.

Me es gracioso ver como a este tipo le va más lo etéreo, lo abstracto e intangible que aquello que afecta diariamente en el bolsillo, que es dónde más duele, a sus conciudadanos.

La justicia, oh, la justicia... ¿y la crisis? ¿y el paro? ¿y el IVA y las pensiones? ¿y el cierre de webs y el canon digital? ¿y la inmigración y la sanidad? ¿y la fuga de ministros y sus posturas encontradas con el que fuera su gobierno?...

Hay tantas cosas sobre las que hablar y que a todos nos resultarían tan interesantes y, sobre todo, tan cotidianas que las "485" líneas sobre la "vaporosa" justicia no hacen otra cosa que cansarme la vista e impedir que me pueda fijar en lo que de verdad me interesa. ¿A vosotros no os pasa igual?

Señor Bamboso, una recomendación: escriba un libro, y al que le interesen sus infinitas elaboraciones textuales que las compre y las lea, pero, ¡por Dios! no nos "obligue" a los que no nos interesa "el sexo de los Ángeles. Además, así quizá saque algún beneficio a sus extensos "pensamientos".

Santomerano dijo...

Amigo Bamboso, el otro día ley que alguien le decía que lo bueno si es breve doblemente bueno, lamento tener que decirle que hay que volver a aplicárselo a usted, demasiado larga su intervención. Lo cual no quiere decir que no esté de acuerdo con su reflexión, es mas estoy al 100%.
No le haga usted caso a esta "panda" de garrulos que de lo único que están preocupados es de si gana o pierde su equipo de fútbol o de si el vecino se ha comprado un coche mejor que el suyo, o si su vecina se lo hace mejor al vecino que su mujer a él, en fin producto del ladrillo y las pocas aspiraciones intelectuales y/o morales e ideológicas.
Adelante con sus reflexiones pero recuerde " Lo bueno si es breve....."

Anónimo dijo...

Bamboso,es cierto que no van a tratar ,las leyes,a los curas Irlandeses,como si no lo fueran?tienen inmunidad por ser curas ?aclaramelo porque no lo entiendo.

Anónimo dijo...

No te desanimes Bamboso ante las reacciones de estos "tolerantes chicos de la caverna". La miel nunca estuvo hecha para la boca del asno. Si les resultas tedioso, ¿por qué te leen? Tus escritos, en un medio libre,por mucho que les pese, no obligan a nadie a tragárselos. Si les parece baladí el tema de la Justicia y les interesan otros temas pues que hagan lo que haces tú y profundicen sobre ellos. Pero no es verdad. Son unos hipócritas. Sepulcros blanqueados de constantes golpes de pecho para los que democracia, libertad,ideología... son sólo palabras vacías y no valores supremos e irrenunciables para mucha gente de bien.
Pero que no crean que nos van a amedrentar con su prepotencia y descalificaciones.
Contra el insulto, razonamientos.
Contra la vacuidad, solidez intelectual y formación.
Por último, Antonio, ¿qué puedes esperar de cabezas que ante la argumentación de tu escrito, poniendo el dedo en la llaga de un problema de extrema gravedad para el sostenimiento de una sociedad libre, democrática y justa, entiende que estás hablando del "sexo de los ángeles"?
¡Un abrazo y ánimo!

Antonio dijo...

Anónimo del día 5 a las 12:12, ha hecho una fotografía de usted perfecta: "ARRIBA", el grito franquista por excelencia.-

Anónimo del día 5 a las 19:34, no tengo el gusto de conocer a Antonio Campillo Ruiz, "El Bamboso", pero me gustaría conocerle para poder decirle que hay personas que no aguantan "leer tanto" y que dicen que "le obligan a leer", ¿quién le obliga a leer lo que se escribe en este blog? No lo lea, hombre, no lo lea si no le interesa. Nadie le obliga, chupacharcos. Creo que sería mejor para usted que se ocupe de "otras cosas más importantes que la JUSTICIA".

La LEY y la JUSTICIA no representa prioridad para usted ¡qué bien aleccionado le tienen! Vergonzoso.

Me parece un acierto hablar de aquello de lo que no quieren que se hable estos salvapatrias y salvaalmas de pacotilla. Por cierto, ¿sabe usted que las gestiones del paro, la inmigración, la sanidad... dependen totalmente del inepto gobierno del señor Valcárcel?

Parece mentira que usted desconozca "cositas" tan normales en una AUTONOMÍA: ¡que no se entera! Que las competencias dependen del gobierno del PP de la Región de Murcia.

Hace bien en no leer. Para que le engañen más fácilmente no lo necesita.

Antonio Campillo, escriba usted..., que hay personas que si le leen y comprenden su general malestar con las tropelías que están ocurriendo en España.

Anónimo dijo...

Es vergonzoso, insultante y de una estupidez moral incalificable comparar a la Justicia con el sexo de los ángeles ¿qué ángeles, Fabra, Camps, Zaplana, Trillo, El bigotes, la podredumbre...?
Claro que con ¡Arriba el Sicar! tenemos bastante: el franquismo más recalcitrante existe.

Anónimo dijo...

Que bonita recopilación de insultos se pueden encontrar en los comentarios escritos del 6 al 7 de abril. El más gracioso de todos es ese que, a pesar de su incalificable escritura, no duda en llamar "garrulos" a los otros.

Pues eso, buena muestra de intolerancia partidista la de estos chicos. En vuestra línea, que espero que no sea también la de Bamboso.

Por mi, no creo que haga falta decir mucho más.

Antonio dijo...

Como se nota que no es la democracia el régimen político que le gusta a esta derecha postfranquista, se les nota incómodos fuera de su terreno.
Pero no por eso hemos de dejar de opinar, de explicar, de argumentar, de exponer y de votar, hay el derecho al voto. No dudéis que si pudieran nos lo quitarían, si ahora ganan en la Comunidad de Murcia con un 60% ellos quisieran ganar con un 100%, si pudieran nos echaban de esta Murcia tan nuestra como de ellos, como de usted.

Anónimo dijo...

"Garrulos", que si "su mujer se lo hace al vecino", "chicos de la caverna", "hipócritas", "prepotentes", "franquistas", "chupacharcos", "inepto", "estupidos"

Todo lo anterior son comentarios y términos empleados por varios de estos blogueros que se declaran así mismos como excelsos defensores de la libertad. Desde luego, buen ejemplo de lo que realmente son ustedes.

Yo soy el mismo anónimo al que todos vosotros habeis decidido insultar como respuesta a mi notable desacuerdo con la forma de actuar de Bamboso. Sin embargo, yo supe contestar a Antonio Campillo sin un sólo insulto.

Ahora me pregunto yo dónde está el administrador del blog para rechazar este tipo de comportamientos excluyentes y directamente insultantes. Tal y como ha hecho el administrador al eliminar ciertos comentarios que, sin insultar, decían cuatro verdades sobre conocidos personajes socialistas de Santomera podía haber actuado para ser igual de exigente, sin embargo, he aquí la prueba de qué lado cojea este blog y qué es lo que interesa aquí, y ni mucho menos es la búsqueda desinteresada de ningún fin elogiable.

Me despido enviando un "cariñoso" abrazo a todos estos simpáticos contertulios con los que "da gusto" conversar. Saludos.

PD: seguro que más de uno se guardaría ciertas palabritas de haber tenido que decirlas a la cara.

Anónimo dijo...

El problema es que, si bien es cierto que existen insultos, todavía no he leído ni un solo comentario acerca de lo que se trata en el texto que se ha escrito.

Este es el problema. No me importa ni este ni aquel ni el de más allá. Me importa que en el escrito se dicen verdades como montañas y, parece ser que estos salvapatrias denunciando a jueces justos, están de acuerdo con lo que se dice ya que, como siempre, desvían la atención hacia peleítas de "vecinos".

Dirigentes, militantes y simpatizantes del conjunto de partidos de ultraderecha, de los que "el jefe" es el actual PP que ha aglutinado en torno a él a "todos los grandes cerebros de la corrupción" de esta país ¿no tenéis nada que decir del texto escrito? ¿sólo que es largo? ¿no tenéis nada mejor que decir? Con razón habéis "inventado" la "nueva política": la putrefacción de instituciones y el linchamiento de los que hablan en nombre de la razón. ¿Pero a quíen podéis llamar vosotros intolerantes?

Anónimo dijo...

A ver, haré caso a vuestras exigencias para que os relajeis un poco. De momento no parais de llamar ultraderechistas y franquistas, amén de otras lindezas a aquel que no está de acuerdo con vosotros, pero bueno, sois así, ¿qué se va a hacer?

El texto de Bamboso propugna, por supuesto desde su visión no menos partidista que la de aquellos a los que no duda en señalar con el dedo, que la justicia es pisoteada por estos o por aquellos, en definitiva por los del PP, partido hacia el que, en democracia, gente como Antonio Campillo ha perdido todo el respeto, aso sí, a pesar de sus votantes.

Se habla de Garzón y se prejuzga, se opina, se descalifica, desautoriza... y en muchos casos sin saber por qué. Yo no diré que conozco más que otros, sin embargo reconozco que leí su autobiografía, la escrita por Pilar Urbano, y algo sé de él y de lo que dice pensar.

Garzón no me parece un mal tipo, pero ha cometido sus errores, no se si como para ser juzgado por ello, pero los ha cometido. Uno de esos erroresque el mismo reconocía en su biografía, y el cual yo considero casi como un asalto a la propia independencia del poder judicial, consistió en la militancia de este juez en el Partido Socialista, de modo, que creo que todo este debate está de más, puesto que el mismo personaje en torno al cual gira se desautorizó a sí mismo para continuar ejerciendo la justicia hace ya alguna década.

Por lo demás, para actitud excluyente y propia de ultraderechistas la de aquellos que han dudado en insultar y faltar gravemente al respeto a aquellos que no han contestado con un "sí wana".

Por cierto, ¿cómo puede el anónimo de las 12.16 contestar a un comentario antes de que a esa hora aún no se hubiera publicado?

ANTONIO dijo...

El anónimo del día 7 a las 17:20 debe ser uno de los "gallardos" escuderos, no caballeros, esos son los jefes, solo escudero, que resuelven las diferencias de ideas con los métodos que le han enseñado: a palos.

Ponga su nombre, hombre, ponga su nombre y no se esconda en la palabrita "ANÓNIMO". Deje de amenazar.

Además de no contestar sobre los argumentos de lo escrito, como decía el anónimo del día 8 a las 12:16, parece ser que el anónimo del día 8 a las 15:55 no sabe mucho de informática, blogs y tiempos de inserción de comentarios. ¿Está usted todo el día con el blog abierto? Algo desocupado me parece. Aprenda, hombre/mujer, aprenda y haga como con el juez Garzón, lea y aprenderá. Pero claro de "SU BIOGRAFÍA", escrita por él, no de la biografía escrita por una Sra. perteneciente a una secta religiosa ultraconservadora.

Así se enterará que el juez Garzón "no es un tipo", frase chulesca, como siempre. Es Doctor en Derecho, Doctor Honoris Causa, y Magistrado del Tribunal Supremo. Un respeto a la profesionalidad y el saber. Algo que será inalcanzable para muchos de su excelente partido.

Anónimo dijo...

Mira Antonio, contigo no vale la pena intercambiar una palabra más, y te digo por qué:

Me insultan de todas las maneras posibles y lo demuestro transcribiendo esos insultos en mi comentario de las 17:12, y tú, sin embargo, defiendes, o al menos así lo parece, a aquellos que como argumento utilizan el insulto. Lo siento por ti, pero te has puesto a la altura de esta gente. Me gustaría ver como te sentaría si alguno de estos te dijese a tí, como han hecho conmigo, aquello de que me preocupa que mi mujer se lo haga mejor al vecino. Yo, ante un comentario así no amenazo, lo que hago es decir que esta gente es capaz de decir eso porque su identidad permanece oculta y la vergüenza de decirlo a la cara no serían capaces de soportarla.

Por otro lado, escribiera quien escribiera esa biografía de Garzón se trata de una biografía autorizada, lo cual significa que el protagonista de la misma la ha leído y además ha permitido su publicación, y repito, Garzón, según él, siente como propio el error de haber limitados en filas socialistas.

Por último, me reitero para que te enteres bien Antonio, a mi me insultan, yo me defiendo sin una sola falta de respeto hacia aquellos que me han insultado y ¿tu qué haces?, pues me dices que soy yo quien resuelve las cosas a palos. Tu actitud, alineada junto a la de los intolerantes dice mucho de ti, de modo que no te juzgaré yo, que lo haga quien te lea.

Ni soy escudero, ni político, ni afiliado, ni simpatizante de rojos o azules, pero tú, Antonio, te empeñas en adjudicarme color, aún a riesgo de errar, y lo has hecho has errado. Y lo haces seguramente, tu tienes tu color bien claro.

No te entiendo Antonio, digo que Garzón no me parece mal tipo y te afectas y hasta parece que te hiere. Creo sinceramente, que resulta más hiriente lo que dicen tus colegas, cuyas posturas no te han molestado tanto. Cosas como "garrulos" y "chuopacharcos" entre otras lindezas son las que me dedican. Desde luego chico, no hay quien te entienda, tu a lo tuyo...

Anónimo dijo...

Soy siscareño y me da vergüenza que creeais que todos estamos representados por ese de antes, si tanto quiere al Siscar, lo podía haber defendido ante los ataques que se hicieron desde una parte de Santomera porque su alcalde era de aquí y hacía cosas

Anónimo dijo...

Soy otra vez yo, el militante y votante del PP. Solo quiero decir dos cosas, 1 que seguiré siendo del PP y 2 que después de oir ayer en televisión a nuestra Secretaria General, ver los atropellos y malos tratos a personas, incluso mayores, en Valencia, por oponerse a que derriben sus casas y leer las impropias amenazas de otros votantes o simpatizantes del PP en este blog, me averguenzo de mis compañeros.

Santomerano dijo...

Señor Anónimo de l7 de abril de 2010 17:12. Es usted un manipulador embustero.

Anónimo dijo...

Al que se hace llamar Santomerano: soy aquel al que llamas manipulador y embustero en tu comentario, te agredecería que si así crees que soy, me aclararas cómo, según tú, estoy manipulando, y además en qué crees que miento para creerme merecedor del apelativo de embustero.

Veo que tú sin embargo no dudas en atribuirte el adjetivo de santomerano para, como muchos de los que parecen ser como tú, faltar al respeto a la gente que aquí se expresa sin aportar ni un sólo argumento más allá de simples y subjetivos juicios de valor.

Por cierto Santomerano, mejor me callo lo que pienso de tí para no herir sensibilidades y no pecar de lo que aquí se ha demostrado que sobra.

Por último quiero volver a reiterar mi descontento con la administración del blog por continuar permitiendo lo insultos.

Anónimo dijo...

Sr. Bamboso, no se quien es usted, tampoco usted sabe quien soy yo, pero es usted capaz de escribir sus comentarios, tan largos como usted quiera, tan personales como usted quiera, tan documentados como ciertos y yo soy capaz de leerlos en este caso, en otro caso si no me interesasen no los leería. Siento que soy tan libre de hacer una u otra cosa, pero no seré capaz de decir que es usted un pesado. Se expresa larga y abiertamente que para eso está este blog. Ya tenemos censura en tantos sitios que quizás este sea el suyo. Me alegro y congratulo con usted de que en tiempos que todos vamos deprisa usted se documente y exponga como mejor le viene en gana. Y yo le leo. Un saludo.

Antonio Campillo Ruiz, "El Bamboso" dijo...

Estimado anónimo del día 13 de abril a las 19:05, como es de ser bien nacido el ser agradecido, yo, que lo soy, voy a romper mi promesa de no volver a escribir en el apartado de comentarios porque el suyo me ha parecido el más libre, sensato y comprensivo que se ha dirigido a mis reflexiones.

Gracias. Gracias por ser libre, gracias por expresar con la dignidad y sencillez que lo hace su pensamiento, gracias por enseñarme a ser parco en mis exposiciones, ¡quién fuese tan clara/o y sencilla/o como usted!

Creo que nos da una inigualable lección de inteligencia, libertad, serenidad y madurez democrática.

Sea militante del partido que usted haya elegido (yo no pertenezco a ninguno, simplemente creo en la justicia y la igualdad), o simplemente simpatizante, no habría nada en este momento más importante para mi que conocerla/o y hablar un rato de lo utópíco, de lo inalcanzable y de los sueños humanos.

Me congratulo de que existan convecinas/os como usted. Si desea realizar una visita y/o comentario en mi blog personal, anticipándole que un posible diálogo con usted es totalmente anónimo para mí ya que no puedo saber quien lo envía si así lo desea el comentarista, me sentiría orgulloso de su visita. El acceso es el siguiente: http://elbamboso.blogspot.com

Nunca deje de ser como es y enseñe a quien pueda a ser igual.

Anónimo dijo...

Bamboso amigo, caes en tus propias redes.

Resulta que juras no escribir más comentarios y sólo rompes tu promesa para contestar a aquellos que te doran la píldora diciendoles que ellos son los únicos libres al expresar su opiniones.

Creo Bamboso que te equivocas, o bien por pensar que sólo los que te aceptan bien son los merecedores de respuesta por tu parte, o bien porque piensas que sólo los que te aceptan bien son libres. De nuevo, la tuya, imagino que sin querer, se torna en actitud excluyente, lo cual tampoco me sorprende por ser algo común entre los que dan por hecho que la suya es una verdad absoluta, universal e indiscutible.

Por supuesto, dado que pensarás que yo no digo esto libremente, no espero que me contestes.

Anónimo dijo...

Bamboso, creo que igual que contestas para agradecer a los que te defiende y te apoyan, deberías, por propia salud moral, realizar algún comentario para desmarcarte de aquellos que utilizan el insulto y el menosprecio para defender tu exposición. Más que nada porque al permitirles a eso personajes que te defiendan así, te acabas poniendo a su altura, la cual es bastante baja.

Antonio Campillo Ruiz, "El Bamboso" dijo...

Los últimos dos anónimos siguen siendo las voces de su amo: reiterativas porque no saben razonar por ellos mismos.

Miren ustedes, no necesito halagos ni los busco. Mi curriculum me lo he ganado yo solo y he llegado a las metas que me he propuesto, trabajando y siendo siempre quien he querido ser. Desprecio a los lamezapatos como los que, pretendiendo solamente un cachetito de agradecimiento de su señor se autoestiman por ello. Si los halagos viniesen de ustedes me mancharían.

Es evidente que, como siempre, su malintencionada interpretación es tan baja como el servilismo que deben a los señores a los que me he referido anteriormente.

Si supieran leer, que no saben, podrían haber comprendido (no saben comprender), que mi agradecimiento al anónimo/a, 13/4, 19:05, al que me refiero en la contestación es por ser "libre, sensato/a y maduro/a democráticamente". Algo que jamás, repito, jamás serán ustedes. No agradezco lisonjas, eso se lo dejo a quien las necesita: "los que no han sabido llegar a nada y se creen alguien".

Por ello le solicito al anónimo/a al que me refiero en el escrito, 13/4, 19:05, que no deje nunca de ser como es: libre, sensato/a y maduro/a democráticamente y, con atrevimiento por mi parte, le solicito que enseñe a ser igual que el/ella a personajes que creo que poseen, probablemente, mentes ligeras como las suyas.

Si han querido comprobar si contesto o no, ya ven que si. Lo hago por quien me ha merecido, desde que leo este blog el mayor respeto por su magnífico carácter de entre todo los que escribimos en él: el anónimo/a, 13/4, 19:05.

Evidentemente, a ustedes no les contestaría, ni lo haré en el futuro. No por ser de este o aquel partido, esto no tiene importancia, no lo haré porque creo que son estrechos de mente, pusilánimes y pésimos lectores.

Además de lo antedicho, respondo siempre a los seres humanos con mentes racionales, aquí o personalmente.

Antonio Campillo Ruiz, "El Bamboso" dijo...

Perdón, se me ha olvidado una precisión importante: YO NO JURO.

Cuando he tenido que tomar posesión de algúna cátedra o cargo, he PROMETIDO POR MI CONCIENCIA Y HONOR.

Algo, para mí, infinitamente más importante que la fórmula religiosa.

Antonio dijo...

Amigo Bamboso hoy a través de un enlace de este Blog he entrado en el tuyo y gracias a eso he podido ponerle rostro a tus palabras y admito que me he llevado una sorpresa, creo que grata a tenor de lo que esta ventana, que es Internet, deja entrever sobre tus ideas y convicciones.
Salud y República

Anónimo dijo...

Pues mire usted señor Bamboso, ni espero ni deseo que me conteste, sin embargo cuento con que leerá mi comentario y entiendo que habrá poco del mismo que sea capaz de negar.

Veo que se obceca en señalar como libres únicamente a aquellos que responden a los ideales u opiniones que expone en su post con un "sí señor, muy bien dicho".

La verdad es que me esperaba tanto su reacción como la de sus colegas, aquellos que no dudan en descalificar a diestro y siniestro a quienes se atreven a pensar distinto, aunque resulta que para usted un valiente es aquel que le hecha una mano mientras que con la otra "pega algún que otro guantazo".

Le pediría que leyera más arriba, todos los comentarios de aquellos que le defienden de los que nos mostramos en algún punto en desacuerdo con lo que ha expuesto (aunque no entiendo que nadie deba defenderle puesto que usted sabe solito porque al parecer se siente atacado), y verá como el insulto y el atropello van por delante. También observará que yo no he nombrado a su mujer para hablar mal de usted, no creo que nadie debiera llegar a ese extremo, por el contrario sí se han referido a la mía en un tono no muy cordial.

Dice usted de los que opinamos distinto, cosas como que no sabemos leer ni entender, y que nos debemos a nuestro amo, además somos inmaduros e insensatos democráticamente, lamezapatos, ligeros y estrechos de mente, y pusilánimes. Todo eso que dice, sí habla de usted, clara y extensamente y le aviso: no dice nada bueno.

A mi no me ha hecho falta insultarle para decir que no me gusta su comentario, por otro lado, usted ha demostrado que sólo le vale aquello que de lejos reluce con el mismo color de su camisa, lo demás, mejor lo desprecia. El problema es que su actitud se repite con frecuencia en este blog, y lo que es de risa es que sea usted, aquel que se ganó su curriculum (grande y excelso debe ser cuando le gusta referirlo de vez en cuando), el que acabe insultando a los demás en pro de la libertad.

Pues miré usted, a mi no me ha hecho falta decirle lo que de verdad pienso de su figura para hacerle ver que no todo lo que expresa me lleva hasta el éxtasis.

Por último, si llega a leer esto, seguramente esperará que alguien como yo, más cerca del analfabetismo que de su abultado curriculum le agradezca la deferencia mostrada. Así, que por si acaso: gracias por ser como és, de verdad que no se como pude vivir sin haberlo conocido antes.

P.D. no se crea las últimas palabras de mi comentario: eran una broma.

Anónimo dijo...

Amigo Antonio, por alusiones, soy el anónimo del 13/4 a las 19,05. Nací socialista, vaya esto por delante pero viví en una familia totalmente implicada en el bien a los demás, aún a pesar de ser una familia humilde...pero mire en los años 60 era dificil decir soy socialista y en mi casa se nos enseñaba (no obligaba) a oir la radio, a oir "el parte" todos los días y comentar en "petit comité" aquellas cosas que nos parecían justas o no en los tiempos que corrían, a respetar a los demás sin distinción de raza, religión, sexo o ideología política. Nos enseñaron a que no había nada por encima de la libertad, que eramos libres de escoger en cada momento de nuestras vidas, a que siempre seríamos lo que quisiésemos pero sobre todo una cosa, saber respetar a los demás tal y como nos gustaría que nos respetasen a nosotros. Durante muchos años nos enseñaron que políticamente era conveniente vivir en democracia y que esto era mucho más importante que ser socialista, en definitiva, nos preparaban para un futuro que llegó.

Este blog hay momentos en que se hace insostenible porque la falta de ideología en las respuestas a los comentarios son vanales la mayoría de las veces. No hay contenido o conocimiento político, es peor que ver las sobremesas "casposas" de la tv.
Sin embargo es un blog informativo y con un peso real, inigualable hoy como medio de comunicación en Santomera. Nos mantiene informados del funcionamiento de nuestro ayuntamiento, no de 1000 Km arriba o abajo, de SANTOMERA. Habría que tomarlo un poco más en serio (tal y como usted documentadamente toca sus temas) eso sí, tiene y corre el riesgo de que los comentarios sean tan pobres , sin fondo, con la única razón de querer convencer al contrario de que tienen siempre la razón, o de que la culpa es de uno u otro partido.

He aprendido a alejar de mi cualquier cosa que no me interesa, creo que es un desgaste innecesario cuando hay tantas cosas que me voy a dejar atrás por falta de tiempo y es evidente que yo no puedo ver la razón donde no está así que creo que van veintitantos comentarios y... ¡no aburre su post! Cansa ese ir y venir de acusaciones sin fundamento.Por tanto leerle a usted suena a campanas celestiales.

Cada cual que opine lo que tenga que opinar, sigamos usted y yo siendo lo que somos. Un fuerte abrazo buen amigo.

Antonio Campillo Ruiz, "El Bamboso" dijo...

Como, por alusiones, amigo anónimo del día 13/4 a las 19:05 y 20/4, a las 19:02, ha vuelto a escribir, después de tanta palabraría inútil, yo tambien lo hago para exponer tres pequeños detalles:

1 - Tiene usted razón. Y yo también: es usted una persona de quien copiar su serenidad y claridad de exposición. Lo dije y lo confirmo. A pesar de que crean que lo hago por afinidad política o amistad (no se quien es usted), por desconocer lo que es el repeto al pensamiento bien estructurado.

2 - Me parece bien que los problemas del pueblo se expongan (yo lo he hecho)como medio de estar, aunque sea un poquito, informados.
Pero, siempre hay un pero, es enormemente importante que problemas que tendrán una repercusión nacional importante para la convivencia, la salud social, las Instituciones y sobre todo para el pensamiento de quien todavía se está formando, a pesar de encontrarse a 1000 Km., se clarifiquen y comprendan en su totalidad.

3 - Sigue siendo cierto lo que dice: las ideologías se están perdiendo. Quiero pensar que todavía no están perdidas del todo. Se está tratando de quitar de enmedio el pensamiento racional de cada uno y dirigirlo hacia un mercantilismo feroz y destructivo. Por este motivo, solo este, merece la pena hablar y saber. Supondo que como usted habrá apreciado, entre líneas, para quien "sabe leer entre líneas", notará mi reivindicación continua de algo que se encuentra lejos del pensamiento actual: la utopía. Es una lucha que desearía seguir llevando adelante a pesar de ser costosísima y difícil. Pero... ¿sabe qué?, ES NECESARIA.
Un fuerte saludo.

Anónimo dijo...

Bamboso, usted cree en la reivindicación de la utopía, pero, claro, me da la sensación de que eso que dice es simple relleno para sus "etéreos" comentarios, que puestos a analizarlos, es bastante difícil extraer algo útil de los mismo.

La palabra utopía puede quedar muy bien ahí incrustada, en medio de otro montón de palabras, pero la utopía, por sí misma no posee ninguna ideología, ni se refiere a un modo determinado de hacer las cosas, la utopía es, por medio de su definición, algo irrealizable, y le vuelvo a repetir como ya hice en comentarios anteriores: la sociedad actual no está para "utopías" o ideologías, la sociedad española, sus miembros, de los cuales hay un importante porcentaje en paro y a otro montón les cuesta mucho poder pagar sus casas, seguramente como al contrario que usted, necesita soluciones, hechos, alguien que coja el toro por los cuernos. España de momento no tiene a ese alguien, y a juzgar por las alternativas que se plantean, dudo que en mucho tiempo lo vaya a tener.

Por lo demás, sí, su comentario post puede ser válido para el que no sabe qué hacer en una tarde de sábado y se dedica, como yo, a vagar por la Red, pero a mi vecino, al que el banco echa de su casa el próximo mes y que lleva en paro año y medio, aún no se le ha ocurrido para qué le puede valer su comentario.

Pero usted no se preocupe, sus problemas desde luego, no son los mismos que los de la mayoría de sus vecinos, así que usted tranquilo relájese y tome el sol, y si lo vuelve a desear, pues eso cuéntenos otra vez en 785 líneas que usted duda de la existencia de la justicia en España.

Antonio Campillo Ruiz, "El Bamboso" dijo...

Anónimo de 21/4, a las 13:35, el maldito banco culpable, entre otros, de la miseria actual de toda la "sociedad desarrollada" y que echará a la calle sin ningún recato a su vecino es, también entre otros, quien ha fomentado el pensamiento mercantilista, hipercompetitivo, vergonzoso, furioso, atroz y degardante en el que vivimos.

Sigo pensando que si verdaderamente hubiesen existido alguna vez la utopía y la ideología basadas en la libertad, unión y solidaridad no habrían podido actuar como lo han hecho estos desalmados "pelotaceros y tiburones", especialistas en despreciar a los más débiles con su exacerbada soberbia e indigna altivez.

La utopía y la ideología no existen para echarse a dormir y despreocuparse de los demás sino que dignifican el pensamiento racional y, por ende, al ser humano. De la despreocupación de los trabajadores socialmente débiles se encargan los que destruyen al hombre y a la sociedad con su hipocresía, egoismo y falta de ideología.

Anónimo dijo...

Muy bien Bamboso, si lo desea diré que es usted un gran escritor, aunque eso sí, poco práctico.

Mi vecino, el que echaban a la calle, aunque al final he sabido que podrá seguir viviendo de nuevo en casa de sus padres, sabe que no es culpa del Gobierno español, de este ni del anterior, el estado de crisis en el que vivimos. E igual que mi vecino lo sabe, también yo lo sé.

Lo que yo me planteo es que, una vez en crisis, es obligación de nuestro gobierno, el actual no otro, el proteger a sus ciudadanos y el intentar que se vean lo menos afectados que se pueda, ahora y en el futuro. Yo pienso que no lo está logrando y que están fracasando estrepitosamente, además de que nos mintieron casi vilmente pretendiendo hacernos ver que tal crisis como la que vivimos no nos afectaría nunca, y que, no sólo eso, sino que nuestro país estaba sobradamente preparado para, por ejemplo, llegar al pleno empleo en esta legislatura.

Por otro lado, le vuelvo a decir que yo confío en la justicia, y doy por echo que todo el proceso de Garzón se resolverá justamente. Quizá a usted le pese que todo venga como consecuencia de una demanda de Falange, pero aunque a mi también me pesa que así sea, he de reconocer que eso es lo bello de la democracia, todos tenemos los mismos derechos, incluso a pesar de que nuestro nombre sea "Falange", otra cosa, es que finalmente, se acabará demostrando, espero que así sea, que a Falange le faltaba mucha razón al pretender lo que pretendía.

Por último, de nuevo le digo que conforme están las cosas y dado que a la justicia ya se dedican verdaderos especialistas, creo que sería más interesante conversar sobre cosas mucho más prácticas para todos los que no contamos con tan altos ingresos como los de usted, porque por lo visto, la comodidad y satisfacción que le aportan hacen que separe un poquito los pies del suelo para vernos al resto un poco por encima de nuestros problemas cotidianos.